. . .

Batalla contra el plástico en aerolíneas y hoteles

Con la sustentabilidad, el cambio climático y el cuidado del medioambiente en boca de todos, y con la mira puesta en el impacto que genera la actividad turística -especialmente la contaminación de la industria aérea- varias empresas comenzaron a tomar medidas concretas.

Particularmente en relación con el plástico, este año varias aerolíneas y hoteles anunciaron medidas para reducir su uso. Air France-KLM​ obtuvo en septiembre el primer puesto de la industria del transporte aéreo en el Índice de Sustentabilidad Dow Jones -un ranking sobre prácticas sociales y ambientales. Entre otras acciones, para fin de este año, Air France habrá eliminado 210 millones de artículos de plástico descartables que serán reemplazados por alternativas más sostenibles, fabricadas con materiales de base biológica.

Esta medida implica deshacerse de 1.300 toneladas de plástico de un solo uso e incluye: 100 millones de vasos de plástico (se utilizarán vasos de papel); 85 millones de cubiertos plásticos (se reemplazarán otros elaborados con materiales de base biológica); y 25 millones de palillos de plástico para revolver (serán de madera). Esto se suma a las medidas que tomó hace ya un año, cuando sustituyó platos y juegos de cubiertos utilizados para la segunda comida en vuelos de larga distancia por su propuesta «Bon Appétit«, sin utilizar cubiertos.

Hoteles del grupo IHG están reemplazando las botellitas plásticas por productos a granel.

Hoteles del grupo IHG están reemplazando las botellitas plásticas por productos a granel.

Por su parte, KLM​ está reciclando botellas PET para crear herramientas que serán luego utilizadas para reparar y mantener sus aeronaves. Luego de cada vuelo se recogen las botellas vacías y se las transforma en filamento, el material usado en impresoras 3D. Es decir, que una botella de plástico vacía puede convertirse en parte de una pieza hecha con impresoras 3D.

Al mismo tiempo, KLM asegura estar invirtiendo en investigación sobre combustible sostenible para la industria aérea desde 2009. Y también trabaja en conjunto con la Universidad Tecnológica de Delft (Países Bajos) para desarrollar un avión que vuele más económicamente. El modelo se hizo conocido por su forma de V (Flying- V) y por la curiosa distribución de la cabina de pasajeros y tripulación, la bodega y los tanques de combustible en las alas del avión.

Mirá también

Bolsas y bolsitas

Otra aerolínea que redujo 68,5 toneladas el plástico a bordo de sus aviones es Iberia: las bolsas que cubrían mantas y edredones se sustituyeron por bandas de papel. También pusieron punto final a los envoltorios de algunos artículos de los neceseres de Business en vuelos largos, y de auriculares. Desde septiembre, se eliminó el plástico del kit para chicos, al tiempo que los revolvedores para las bebidas se reemplazaron por unos hechos de bambú. También se ofrecen pajitas de papel en lugar de vasos de plástico.

Las acciones se replican en tierra, en las salas Premium Lounge de Barajas (Madrid), donde se cambiaron envases de plástico y latas por vidrio retornable y se pidió a los proveedores que usen formato a granel para algunos productos.

Air France eliminó 210 millones de artículos de plástico.

Air France eliminó 210 millones de artículos de plástico.

También Emirates introdujo sorbetes de papel ecológico en algunos vuelos. Ya en 2017 introdujo las mantas ecothread fabricadas con botellas de plástico 100% recicladas. Para darse una idea, cada una de esas manta está hecha con 28 botellas trituradas e hiladas. El resultado: la aerolínea tiene mantas suaves y evita que 88 millones de botellas de plástico terminen en basurales.

Por estos días, Air New Zealand retiró -o reemplazó- cerca de 55 millones de artículos de plástico por ítems alternativos de bajo impacto ecológico y anunció que 120 toneladas de artículos sin abrir se reutilizarán a bordo en lugar de ser desechados.

Adiós a las botellitas

La reducción de plástico de un solo uso en los hoteles está trayendo varios cambios, especialmente en el baño. Todos los hoteles de Intercontinental Hotels Group suman 843.000 habitaciones y en muchas ya se están cambiando las amenidades -como botellitas de shampoo o acondicionador- por presentaciones a granel. Para darse una idea del volumen y la importancia de introducir este cambio, actualmente y en promedio, IHG tiene 200 millones de miniaturas de baño en uso cada año en sus propiedades. No es fácil, pero el cambio está en marcha: calculan que la transición se completará en 2021.

El Flying-V incorporaría las alas, el fuselaje y las cabinas en una sola construcción. (tudelft.nl)

El Flying-V incorporaría las alas, el fuselaje y las cabinas en una sola construcción. (tudelft.nl)

Por otro lado, este mismo grupo hotelero había anunciado ya en 2018 la eliminación de sorbetes de plástico de un solo uso. Estamos hablando de un promedio de 50 millones de pajitas por año. Otro foco está puesto en edredones y almohadas. Ahora utilizan ítems que estén rellenos de materiales 100% reciclados.

Hace unos meses, Sofitel Bogotá Victoria Regia anunció que era el «primer hotel de Accor Sudamérica libre de plástico». ¿Qué medidas tomó? Los envases plásticos donde se ofrecía comida para llevar, así como los cubiertos y vasos, se sustituyeron por recipientes biodegradables fabricados a base de almidón de maíz. Las pajitas y mezcladores de plástico se cambiaron por los de papel y bambú ( para no malgastar, solo se ofrecen si el cliente pide). Las botellas plásticas no tienen cabida en la propiedad. En cambio, a los huéspedes se les da botellas de vidrio y agua filtrada «Natura»  (máquina de triple filtración) para rellenar. En el gimnasio hay dispenser y vasos a base de almidón de maíz.

Mirá también

Volvamos al baño. Para productos como el kit dental o gorros de baño se utilizan envoltorios de papel kraft, recubiertos con ácido poli- láctico ( biodegradable), mientras que las pantuflas se envuelven en bolsas de tela. También se instalaron ahorradores de agua en lavamanos para reducir el consumo y, especialmente, evitar el desperdicio.

En Brasil, Tivoli Ecoresort Praia do Forte tiene como uno de sus principales objetivos el desarrollo sustentable y la responsabilidad social. En esta línea, el cambio más reciente en el hotel fue la sustitución de pajitas de plástico por las de papel, ya que se utilizaban cerca de 18.500 sorbetes por mes (12 kilos de plástico).

Los cubiertos de plástico que tanto se utilizan en los aviones están siendo reemplazados gradualmente. (Shutterstock)

Los cubiertos de plástico que tanto se utilizan en los aviones están siendo reemplazados gradualmente. (Shutterstock)

Y otro hotel, el Paradisus Playa del Carmen eliminó durante este año el 90% de los plásticos de un solo uso.

Jugadores locales

En Argentina, Amérian Córdoba Park y Amérian Executive Córdoba Hotel recolectan los plásticos y se los entregan a la Fundación Eco Inclusión, que con el plástico desarrolla unos ladrillos ecológicos para construir viviendas sociales. Mientras que en Amérian Buenos Aires Park, tanto el plástico como el cartón se entregan al programa «Escuelas Más Verdes» de la Ciudad de Buenos Aires.

Mirá también

El grupo -de origen portugués, con presencia en 15 países y 11.425 habitaciones- esta comprometido con el Programa «Say No Plastic». En su propiedad de Buenos Aires​ se redujo en un año una tonelada de productos plásticos. Entre otras cosas, dejaron de comprar botellas de plástico y se reemplazaron por botellas de vidrio, al tiempo que todos los vasos descartables y pajitas que se usan son de polipapel. En las habitaciones se cambiaron las bolsas de lavandería – de plástico- por bolsas de tela y los jabones se envuelven con papel. El próximo paso es incluir un dispenser en los baños para el shampoo y acondicionador para no usar botellitas de plástico.

También es tiempo de preguntarnos qué puede hacer cada uno de nosotros, en nuestra vida diaria y cuando viajamos, para evitar el plástico o malgastar recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *