. . .

Cómo no enfermarse mientras viaja

Los viajeros precavidos donan barbijos en los subtes de la ciudad de Nueva York y en los aeropuertos de San Francisco​. Los consumidores en pánico se arman con desinfectantes. Los comercios suspenden las operaciones y las líneas aéreas interrumpen los vuelos.

Mientras China lucha contra un brote de coronavirus que mató a cientos de personas e infectó a decenas de miles más, las personas en el mundo se han puesto ansiosas por tener que estar entre multitudes o viajar en espacios cerrados como los aviones.

Todo esto puede ser confuso. Por lo tanto, les preguntamos a los profesionales de la salud cómo pueden hacer los viajeros para mantenerse sanos mientras se trasladan.

¿Debo usar barbijo?

Philip M. Tierno abordó un vuelo a París​ no hace mucho tiempo y se sentó detrás de una mujer que parecía tener un resfrío serio. Estaba congestionada y tosía. No se cubría la boca, ni usaba pañuelos de papel. Tierno, profesor de microbiología y patología en NYU Langone Health en la ciudad de Nueva York, pidió que lo cambiaran de asiento. La azafata le contestó que no podía. Con seguridad, en una semana, Tierno tendría tos.

Una niña usa barbijo mientras espera en la fila del aeropuerto (EFE/EPA/MARTIN DIVISEK).

Una niña usa barbijo mientras espera en la fila del aeropuerto (EFE/EPA/MARTIN DIVISEK).

“Fue la única vez en la que hubiera deseado tener un barbijo”, respondió.

¿Los barbijos son realmente útiles? La respuesta es sí y no. Tierno contó que vio personas con barbijos de cirugía en el subte y era “lo mismo que no usar barbijo”. El aire puede penetrar por los huecos. Un barbijo de tela provee poca protección. A veces los que usan barbijos se cubren solo la boca, dejando expuesta la nariz. “Para la mayoría, el barbijo no es necesario”, dijo.

Cuando es necesario un barbijo, principalmente en un lugar donde se han reportado muchas enfermedades, la gente debería usar un respirador N95, una máscara resistente adaptada al rostro, que filtre el 95% de las partículas más pequeñas en el aire. Pero Tierno advierte: “Es una máscara muy pesada para respirar”.

Vicki Hertzberg, directora del Centro para Ciencia de Datos de Enfermería en la Universidad Emory, dijo que los viajeros deberían ser precavidos respecto de las personas junto a las cuales se sientan en los aviones. (¡Tierno tenía razón!).

Hertzberg es autora de un estudio que descubrió que los viajeros más vulnerables son los que se sientan junto a una persona enferma o en las filas del frente o atrás.

Las bandejas para comer y las hebillas de los cinturones de seguridad figuran entre los objetos más tocados en un avión.

Las bandejas para comer y las hebillas de los cinturones de seguridad figuran entre los objetos más tocados en un avión.

¡Por favor, lávese las manos!

Esto parece tan simple que Trevor Noah recientemente hizo una broma sobre el tema en The Daily Show. Los profesionales de la salud dicen que lavarse las manos con agua y jabón es la línea de defensa más efectiva contra los resfríos, gripe y otras enfermedades.

Simplemente piense dónde estuvieron sus manos en las últimas 24 horas. Ahora piense en todas las manos que tocaron las bandejas en el avión y las hebillas de los cinturones de seguridad. Si eso no es suficiente, piense si se come las uñas, se toca la cara o se frota los ojos. “Las diez cosas más sucias están en sus dedos”, dijo Tierno.

Lavarse las manos puede reducir el riesgo de infecciones respiratorias en un 16%, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Si no dispone de agua y jabón, los desinfectantes para manos con más de 60% de alcohol son buenos. Aquí va un consejo: Hertzberg dijo que hay que asegurarse de que el desinfectante se seque en las manos. Si no es así, los gérmenes pueden desarrollarse.

¿Qué pasa con las mesas para las bandejas y los asientos?

“No comer fuera de la mesa”, dijo Tierno. Un informe de 2015 de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental encontró que los miembros de la tripulación tenían un tiempo limitado para limpiar la cabina antes de que abordaran los pasajeros del próximo vuelo. Algunas de las personas de la GAO entrevistadas dijeron que los empleadores “no proveían entrenamiento práctico para responder a los brotes de enfermedades específicas como el ébola”.

Y la oficina advirtió que Estados Unidos carecía de un plan exhaustivo “dirigido a prevenir y contener la propagación de enfermedades a través del transporte aéreo”. Un punto a favor: catorce aeropuertos y tres líneas aéreas revieron esos planes.

¿Entonces qué significa eso para los viajeros? Algunos llevan toallas higiénicas con desinfectante y las usan para limpiar los asientos, las mesas de las bandejas, los picaportes del baño e incluso las ventilaciones de aire. Los profesionales de la salud con los que hablamos dijeron que eso no es recomendable.

Hertzberg sugirió colocar hojas de papel sobre las mesas para las bandejas, de modo que las laptops u otros elementos no entren en contacto con la superficie. Sugirió también, usar una toalla de papel al abrir y cerrar la puerta del baño. Un estudio de 2014 de la Universidad Auburn en Alabama dijo que algunos gérmenes pueden sobrevivir una semana en un bolsillo de tela.

Mirá también

¿Es seguro respirar el aire?

El riesgo de contraer una enfermedad de un pasajero compañero de viaje es similar al riesgo de enfermarse después de viajar en un micro o subte o sentarse en un cine, de acuerdo con un informe de 2018 de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

Dicho esto, ofreció un calificador: el riesgo es probablemente menor en los aviones porque utilizan filtros de aire de alta eficiencia comparables con los usados en los quirófanos de los hospitales. Llamados filtros HEPA, captan el 99% de los microbios en el aire en aire recirculado y se cambian a intervalos regulares, dijo la asociación.

Lo que no aborda eso son las propias ventilaciones, que tienen gérmenes transmitidos por las manos de los pasajeros. Los profesionales de la salud aconsejan mover las ventilaciones para que soplen en las manos, no en la boca, ni en el rostro o la nariz. También, la humedad en las cabinas aéreas es baja, generalmente menos de 20%. (En los hogares, generalmente está por encima del 30%). Mientras que este no es un riesgo serio para la salud, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, puede provocar incomodidad en las fosas nasales y la piel.

Descanse

Cuánto más sano es el sistema inmune, más probabilidad tiene de no enfermarse. Duerma de seis a ocho horas en la noche, dijo Tierno. Haga ejercicio. Coma frutas y verduras.

Y desacelérese: “El estrés es lo peor que le puede pasar a su cuerpo”.

Laura M. Holson. Para The New York Times

Traducción: ​Patricia Sar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading...