. . .

Controlar la tensión arterial a cualquier edad protege el corazón



La hipertensión arterial es un factor de riesgo para la enfermedad y, desde la aparición del Covid-19, uno de los parámetros que incrementa el riesgo de Covid-19 grave o incluso de muerte. Pero hasta hace poco solo se valoraba la presión arterial sistólica, es decir, la fuerza con la que el corazón bombea sangre a las arterias, como la mejor manera de predecir eventos cardiovasculares futuros y la muerte, independientemente de la edad.

Pero, según un trabajo que se publica en «Hypertension», la diastólica (número más bajo), la tensión sobre las arterias cuando el corazón descansa entre latidos, también puede ser clave en las personas más jóvenes.

Investigadores de la de la Universidad del Sur de Dinamarca han analizado un registro que incluye información desde hace 26 de 107.599 adultos de 19 a 97 años. Los participantes, al inicio de seguimiento, no padecían una enfermedad cardiovascular, pero algunos padecieron a lo largo de los años algún evento cardiovascular: ictus, infarto o muerte por enfermedad cardíaca.

La información obtenida mostró dos cosas: primero, que para las personas menores de 50 años, las lecturas de presión arterial diastólica proporcionaron información predictiva. Pero además, el estudio reveló que las lecturas sistólicas siguen siendo «un fuerte predictor del riesgo cardiovascular independientemente de la edad, el sexo y otros factores de riesgo cardiovascular», explica Hecht Olsen autor principal del trabajo.

Estos datos, afirma Olsen, «subrayan la importancia de medir no solo la presión arterial sistólica, sino también la diastólica, especialmente en personas menores de 50 años».

El estudio también encontró que la tensión arterial media era una buena medida del riesgo cardiovascular y de muerte a cualquier edad.

Subrayan la importancia de medir no solo la presión arterial sistólica, sino también la diastólica, especialmente en personas menores de 50 años

La hipertensión sigue siendo una causa extremadamente común de complicaciones cardiovasculares como accidente cerebrovascular, ataque cardíaco e insuficiencia renal.

A la hipertensión arterial se la conoce como el ‘asesino silencioso’ porque daña silenciosamente los vasos sanguíneos y puede provocar problemas de salud graves. Si bien hay medicamentos disponibles para tratarla, los expertos dicen que las personas de todas las edades pueden ayudar a evitar la presión arterial alta al comer una dieta baja en sodio, limitar el alcohol, evitar el consumo de tabaco, realizar actividad física regular, controlar el estrés y mantener un peso saludable.

Además, es la comorbilidad más frecuente en el paciente Covid-19 y se asocia además con un mayor riesgo de mortalidad.



Source link

loading...