. . .


La soledad de Nevenka Fernández se expresa muy bien en la puesta en escena de su testimonio en el documental de Netflix producido por Newtral. Contra un fondo oscuro, sentada, en plano medio, en el centro y mirando a cámara. Un jersey rojo y el pelo recogido. Solo al final del tercer episodio, con unos planos filmados a través de una ventana, comprobamos que no está sola, que ha pasado estos años con Lucas, su pareja, y dos hijos que han crecido en el extranjero, lejos y seguramente ajenos a Ponferrada.

Seguir leyendo



Source link

loading...