. . .

Daniel Écija, de ‘Médico de familia’ a las series para ver en el móvil


Hace 25 años, cuando una comedia dramática canónica para toda la familia como Médico de familia superaba los 9 millones de espectadores en Telecinco, era difícil imaginar la soltura con la que ahora combinan géneros otras de las ficciones de Daniel Écija (Wittenoom, Australia, 58 años). Estoy vivo, cercana al cómic y con reminiscencias de la británica Doctor Who acaba de estrenar su cuarta temporada en los miércoles de La 1. Comenzó como un thriller policiaco con tintes fantásticos y ha evolucionado hasta enfrentar a la ciencia ficción con un costumbrismo muy particular que cae muy cerca del centro de gravedad de su creador.

Seguir leyendo

Series sin sus creadores

Un momento de 'El internado: las cumbres', serie derivada de la ficción creada por Daniel Écija.

Vivimos permanentemente enganchados a la nostalgia. El resucitar series que en su día triunfaron entre los espectadores es ya un género más en la ficción actual. Will y Grace, Expediente X, Roseanne y Padres forzosos ya lo hicieron en Estados Unidos y en breve serán Dexter, Punky Brewster y El Príncipe de Bel-Air. También Cinco en familia o Embrujadas han reiniciado su relato con actores y personajes distintos a los de sus capítulos originales. La ficción española, ante el hambre voraz de las plataformas digitales por enganchar a la audiencia, ya ha testado la fórmula con tres capítulos especiales de Física o química: el reencuentro en Atresplayer Premium y con El internado: Las cumbres en Amazon Prime Video.

“En Occidente se producen unas 1.000 nuevas series al año y cada vez es más complicado llamar la atención de la audiencia. Así que recuperar marcas conocidas es una apuesta más segura para que los nuevos canales y plataformas de televisión puedan hacer ruido entre tanta oferta”, apunta Daniel Écija. Él es el creador de El internado y el responsable de Los hombres de Paco, otra de las ficciones que está a punto de volver a la parrilla años después de su cancelación.

Pero las cadenas no han contado para ninguno de estos tres regresos con quienes construyeron su éxito. Los motivos son meramente empresariales. Ni Écija, fundador en 2017 de la productora The Good Mood, forma ya parte de Globomedia, dueña de los derechos de sus dos ficciones, ni Carlos Montero, creador de Física o química, está en Boomerang TV (antes llamada Ida y Vuelta). “No me parece acertado que prescindan de nosotros, aunque no seamos sus propietarios desde el punto de vista empresarial. Porque las series no se entienden sin el ADN de sus showrunners”, defiende. “Habrá que preguntar luego a la gente si ha sentido que los relanzamientos de estas ficciones seguían teniendo la identidad y la personalidad que le enganchó en su día. Yo lo dudo, porque nos retratan a los que estamos detrás de ellas”.

Écija explica que “resulta extraordinariamente doloroso” verlas de nuevo en pantalla sin haber participado en su evolución. “Son muchos años de trabajo los que necesitas para construir ese universo particular y ese proyecto termina siendo parte de tu vida. Las cadenas deberían mostrar cierta sensibilidad con esas series, de lo contrario, no han entendido el proceso de creación de sus productos”.



Source link

loading...