. . .

Desvelan por qué un peso saludable es clave para evitar complicaciones en Covid-19



Desde el principio de la pandemia se sabe que la obesidad aumenta el riesgo de enfermedad grave asociada a el Covid-19. Pero, el porqué y el cómo estaba por determinar.

Ahora un gran estudio, realizado sobre 150.000 adultos en más de 200 hospitales de EE.UU., presenta una imagen más detallada de la conexión entre el peso y los resultados de Covid-19.

El trabajo, realizado por un equipo de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), ha confirmado que la obesidad aumenta el riesgo de hospitalización y muerte entre quienes contraen el virus. Y entre los obesos, el riesgo aumenta a medida que aumenta el índice de masa corporal del paciente (IMC), es decir, la relación entre el peso y la altura.

Así, las personas con un IMC de 45 o más, que corresponde a obesidad grave, tenían un 33% más de probabilidades de ser hospitalizados y un 61% más de probabilidades de morir que aquellos que tenían un peso saludable.

Los autores subrayan que sus datos tienen importante implicaciones clínicas y de salud pública como la priorización de las personas con un IMC más alto en un control intensivo del Covid-19 y en el acceso a las vacunas y las políticas para apoyar comportamientos saludables.

Pero además, los pacientes con Covid-19 y bajo peso también tenían más probabilidades de ser hospitalizados que aquellos que tenían un peso saludable, aunque no tenían más posibilidades de ser ingresados en la unidad de cuidados intensivos o de fallecer.

Los pacientes con Covid-19 y bajo peso también tenían más probabilidades de ser hospitalizados que aquellos que tenían un peso saludable

El equipo de Lyudmyla Kompaniyets utilizó una base de datos de casos de Covid-19 para identificar a 148.494 adultos que recibieron un diagnóstico de Covid-19.

Calcularon el IMC de cada paciente y buscaron correlaciones entre el IMC y el riesgo de hospitalización, ingreso en UCI, ventilación mecánica y muerte.

Así, descubrieron que la obesidad, que se define como IMC de 30 o más, aumentó el riesgo tanto de hospitalización como de muerte. Los pacientes con un IMC de 30 a 34,9 tenían un 7% más de probabilidades de ser hospitalizadas y un 8% de morir que las personas que tenían un peso saludable, pero los riesgos aumentaban drásticamente a medida se incrementaba el IMC.

La conexión entre la obesidad y los peores resultados en salud era mayor entre los pacientes menores de 65 años, pero se mantuvo incluso en los mayores

Hasta ahora, el brote de coronavirus ha enfermado a más de 106 millones de personas en todo el mundo. Más de dos millones de personas han muerto

El estudio también encontró que los pacientes con bajo peso, con un IMC por debajo de 18,5, tenían un 20% más de probabilidades de ser hospitalizados que aquellos que tenían un peso saludable.

Las razones no están del todo claras, pero pueden deberse al hecho de que algunos de estos pacientes estaban desnutridos o frágiles o tenían otras enfermedades.



Source link

loading...