. . .

el diseño catalán de una ciudad encandila a la Mars Society

El ser humano todavía no ha logrado pisar el planeta rojo. Pero, seguramente, en cuanto lo haga será para quedarse. Este es el sueño que ha inspirado a un grupo de investigadores catalanes para empezar a diseñar los cimientos de Nüwa; la que podría ser la primera colonia en Marte. Su proyecto, surgido en plena pandemia, ha destacado entre las 175 propuestas presentadas al concurso internacional de la Mars Society y se postula ahora entre los 10 proyectos que compiten en la final, que se celebrará este mismo sábado.

El diseño de esta ciudad marciana ha sido acuñado por hasta 40 profesionales de las más variopintas disciplinas. Entre los fundadores de Nüwa destacan Guillem Anglada-Escudé, del Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC-CSIC); Miquel Sureda, de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC); y Gisela Detrell, del Institute of Space Systems de la Universidad de Stuttgart (Alemania). Las ideas del equipo han cobrado vida gracias a los arquitectos y diseñadores de ‘ABIBOO studio‘, que han recreado el posible aspecto que tendría una metrópolis de un millón de habitantes.

Arquitectura futurista. Habitáculos excavados en un acantilado. Y enormes cúpulas de cristal que protejan a los habitantes del hostil clima marciano. Estos son los elementos que, al menos desde fuera, diferenciarían una ciudad marciana de una terrestre. Pero eso no es todo. A la hora de proyectar una colonia en el planeta rojo, sus creadores también han pensado en un modelo económico y social viable para las colonias extraplanetarias. 

Colaboración multidisciplinaria

“Este proyecto ha sido una excusa perfecta para que personas de diferentes disciplinas y puntos de vista empezaran a trabajar juntas”, explica Miquel Sureda en declaraciones a este diario. “La historia nos ha demostrado que la inversión que se hace en tecnología espacial acaba revirtiendo positivamente en la sociedad. Así que cuando empezamos a pensar cómo podemos vivir en Marte, también estamos abriendo horizontes para mejorar la vida en la Tierra”, reflexiona el ingeniero aeroespacial.

En el diseño de Nüwa también han participado expertos del Institut de Ciències del Cosmos de la Universitat de Barcelona (ICCUB), del Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) y de varios científicos de Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Argentina. Todos ellos, agrupados bajo el nombre de ‘Sustainable Offworld Network’ (SONet), siguen trabajando para idear un mundo más sostenible. Dentro y fuera de la Tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading...