. . .

El extraño caso de Fergie y el Príncipe Andrés, los divorciados que se protegen frente a los escándalos



El misterio de la “pareja de divorciados más feliz del mundo” continúa atizando el hechizo de los devotos de la Familia Real británica empeñados en creer en los finales felices, incluso si uno de los miembros de la Casa se enfrenta a una denuncia por abusos sexuales a una menor. La demanda formal presentada esta semana en un tribunal de Nueva York por Virginia Giuffre contra el Príncipe Andrés, el tercer hijo de Isabel II, ha sacudido una vez más los cimientos de la Casa Windsor, pero como lleva ocurriendo desde su separación en 1992, cada vez que el Duque de York afronta un escándalo, Sarah Ferguson aparece en escena para refrendar su papel como principal apoyo de su exmarido.

Seguir leyendo



Source link

loading...