. . .



La televisión parece pedir cada vez más aquello que es familiar a los espectadores, por empatía y cercanía. En los últimos 15 años, programas de telerrealidad como Supervivientes y Gran Hermano han evolucionado de ser formatos de participantes anónimos a famosos. Los concursos de talentos fueron detrás, con MasterChef a la cabeza y, recientemente, el fenómeno Mask Singer. Ese camino lo han tomado también los concursos tradicionales en dos vertientes: con concursantes anónimos que a base de esfuerzo permanecen durante semanas y se hacen populares; y directamente participantes famosos. Antena 3, que ya ocupa con tres concursos su parrilla vespertina entre semana, estrena este viernes en el horario de máxima audiencia una entrega con celebridades de ¿Quién quiere ser millonario?, después de la conmemoración hace un año de su veinte aniversario, con participantes conocidos de otros concursos.

Seguir leyendo



Source link

loading...