. . .

El rey de Tailandia abandona por un día su harén alemán para acudir a una fiesta royal en su país

El rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn Bodindhorndevarangkul, más conocido como Rama X, se ha ganado a pulso ser el monarca más odiado durante la pandemia del Covid-19. Y es que, si la pasada semana este decidía pasar la cuarentena en un lujoso hotel alemán rodeado de 20 concubinas, a quienes, poco después, se supo que droga para que le satisfagan sexualmente; ahora ha sorprendido con un viaje express para acudir a una festividad royal en su país.

El monarca, de 67 años, abandonó este lunes el lujoso complejo deportivo Grand Hotel Sonnenbichl, en la estación de Garmisch-Partenkirchen, a los pies de los Alpes, en Baviera (Alemania) para volar a su país y estar presente en el día Chakri, un evento que se celebra en Tailandia para celebrar el ascenso al trono de Phra Phutthayotfa Chulalok (Rama I), quien inició, en 1782, el reinado de la dinastía de Rama X. Asimismo, su estancia tan solo duró 24 horas.

El monarca paró primero en Zúrich (Suiza) para recoger a su esposa, la reina Suthina, con quien el pasado mes anunció su enlace, que se formalizó en secreto. Después, ambos viajaron con la compañía Thai Airways, inoperativa a causa de la crisis del coronavirus, hasta la ciudad de Bangkok.

En la celebración, Rama X se dirigió a los presentes explicando que la pandemia «no es culpa de nadie» y que el «Gobierno debe solucionar el problema entendiendo sus causas». Una vez hizo acto de presencia, entregó material sanitario para afrontar el Covid-19 y volvió a marcharse al hotel del sur de Alemania, abandonando de nuevo a los tailandeses en plena crisis global.

La actitud del soberano está siendo muy criticada en su país. Muestra de ello son los reproches que recibe por parte de la ciudadanía a través de las redes sociales, lo que llamó la atención del periodista Andrew MacGregor Marshall, quien inició una investigación que después recogieron medios internacionales comoTelegraaf.nl o Royal Stories, y que desveló la escalofriante realidad que se vive en el complejo alemán, el nuevo hogar del monarca durante la cuarentena.

El periodista reveló que las concubinas que acompañan a Rama X estas semanas son drogadas y puestas a su disposición como una especie de ofrenda para el disfrute sexual. Tanto es así que, en la cuarta planta del hotel -el rey alquiló sus 99 habitaciones, repartidas en cinco plantas para él, su séquito y el resto de la corte-, habría incluso una habitación denominada ‘La sala de los placeres’.

Según el periodista, el rey Vajiralongkorn escoge personalmente a sus jóvenes amantes, forzándolas para su propio placer sexual, y sometiéndolas a una presión psicológica constante a la manera de los miembros de una secta. Las chicas acaban formando parte del Servicio Aéreo Especial y algunos periodistas apuntan que incluso se hacen el mismo corte de pelo (al estilo ‘bob’) y lucen el mismo colgante, la mitad de un corazón, que el propio rey Rama X les regala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading...