. . .

El virus que afecta al 80% de las personas sexualmente activas y puede provocar cáncer de cérvix, pene o ano



El virus del papiloma humano (VPH) es la infección de transmisión sexual más frecuente, ya que el 80% de la población sexualmente activa la contraerá en algún momento de su vida. Se trata de un virus generalmente asintomático, aunque puede manifestarse en forma de verrugas en la zona genital externa. En la mayoría de los casos remite sin dejar ningún tipo de secuelas, pero en torno a un 10-20% de las ocasiones la infección persiste a lo largo del tiempo, lo que puede dar lugar a la aparición de lesiones y cáncer.

Hace más de 30 años se estableció la relación causal entre la infección persistente por el VPH y el cáncer de cuello de útero y sus lesiones precursoras. En los últimos años se ha podido demostrar además la relación de este virus con otros tipos de cánceres, tanto en el área anogenital de hombres y mujeres (vulva, pene, vagina, ano) como en otras localizaciones (cánceres de cabeza y cuello).

No es necesario que haya una relación sexual con penetración para que se produzca el contagio. El contacto directo con la piel de la zona genital es un modo de transmisión reconocido, según advierte la OMS.

Con motivo del día de concienciación sobre el VPH que se celebra cada 4 de marzo, la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC), referente a nivel nacional del control de la patología VPH, realiza una serie de recomendaciones para protegerse frente a esta infección:

-La utilización correcta y consistente del preservativo. Ofrece una protección frente a esta infección, aunque no sea total, y que constituye un arma fundamental para la prevención de ITS, sobre todo en adolescentes y personas jóvenes.

-La vacunación frente al virus del papiloma, iniciada hace más de una década, pilar fundamental de prevención de la infección y la circulación viral, así como del desarrollo de lesiones secundarias al VPH.

-Los programas de cribado del cáncer de cuello uterino (citologías y test de VPH) que permiten la detección precoz y tratamiento de lesiones precursoras para evitar la progresión a cáncer.

-Además, los expertos recomiendan dejar de fumar, ya que el tabaco favorece la persistencia del virus.

Desde la AEPCC consideran importante implementar los nuevos programas de cribado de cáncer de cérvix y dirigir esfuerzos a incrementar las tasas de cobertura vacunal frente al VPH en la mujer y grupos de riesgo, sin olvidar la recomendación de vacunación también en el varón de la Asociación Española de Pediatría.

<iframe src=»https://player.vimeo.com/video/394466913″ width=»640″ height=»360″ frameborder=»0″ allow=»autoplay; fullscreen» allowfullscreen style=»width:100%;height:100%;»></iframe>



Source link

loading...