. . .



Buckingham Palace empleó 61 palabras para responder a la explosiva entrevista de 90 minutos protagonizada por los duques de Sussex. Superada la explosión de las declaraciones a Oprah Winfrey, confirmo que los protagonistas de este boom mediático son mujeres. Meghan, Oprah, Kate, Isabel II, el fantasma de Diana de Gales, madre del príncipe Enrique, nexo y el único varón en el show. Y cuando se ha empezado a sospechar quién podría ser ese miembro racista de la familia real muchas miradas apuntan a mujeres. La cuñada, la madrastra, la princesa Michael de Kent que en su día se puso unas joyas con figuras de moros venecianos para bromear con Markle. Y todo sucede en la semana más políticamente femenina del calendario. Eso ilustra un cambio. Hoy las mujeres importan más, expresan sus verdades. Deciden, encaran y hacen negocios. A su manera Meghan ha hecho historia, apoyada por dos mujeres de una generación anterior a la suya. Aunque no parezca complicidad, existe un hilo conductor, una herencia. Se trata de una historia de mujeres hecha por mujeres.

Seguir leyendo



Source link

loading...