. . .



El estilo constructivo del régimen va más allá de los adornos escurialenses. Con los brochazos historicistas que impregnan buena parte de su arquitectura, el franquismo hispanizó la monumentalidad del fascismo italiano y el nazismo alemán, más próximos a las vanguardias artísticas. Pero no sólo se inventó un nuevo estilo pomposo que pretendía dar continuidad a la España imperial. Además, la dictadura alumbró una serie de grandes proyectos, llamados a asombrar al mundo y a perpetuar a través de la piedra el legado ideológico del caudillo.

Seguir leyendo



Source link

loading...