. . .



Eliminar el virus que causa el
Covid-19 sin desarrollar síntomas requiere que las células T monten una respuesta inmune eficiente que produzca un cuidadoso equilibrio de moléculas proinflamatorias y antiinflamatorias. Esto es lo que sugiere un estudio que han llevado a cabo investigadores de Singapur tras analizar muestras de sangre de personas infectadas con SARS-CoV-2. Los resultados se publican en «Journal of Experimental Medicine (JEM)»

Muchas personas infectadas con el virus SARS-CoV-2 no desarrollan ningún síntoma y la infección se elimina tanto por anticuerpos como por células T que reconocen específicamente el virus. En algunos casos, sin embargo, esta respuesta inmunitaria protectora puede desencadenar una inflamación excesiva que daña los tejidos y causa muchos de los síntomas asociados con Covid-19.

La gran pregunta es qué determina si una persona infectada desarrolla síntomas o no. Algunos estudios han sugerido que los pacientes asintomáticos producen menos anticuerpos anti-SARS-CoV-2 que las personas que desarrollan síntomas. Pero no estaba claro si sus respuestas de células T también estaban reducidas.

«Los individuos asintomáticos constituyen una proporción variable pero a menudo grande de individuos infectados, y deberían tener la clave para comprender la respuesta inmune capaz de controlar el virus sin desencadenar procesos patológicos», señala Antonio Bertoletti, profesor de la Facultad de Medicina de Duke-NUS en Singapur.

Bertoletti y sus colegas, incluida Nina Le Bert, investigadora principal de la Escuela de Medicina Duke-NUS, y Clarence C. Tam, profesor asistente de la Escuela de Salud Pública Saw Swee Hock de la Universidad Nacional de Singapur, estudiaron a un grupo de trabajadores migrantes que estuvieron expuestos al SARS-CoV-2 en sus dormitorios en abril de 2020. En el transcurso de seis semanas, los investigadores tomaron muestras regulares de sangre de 85 trabajadores que estaban infectados pero permanecieron asintomáticos. Después, compararon sus células T con las de 75 pacientes que fueron hospitalizados con Covid-19 leve a moderado.

Sorprendentemente, los investigadores encontraron que, poco después de la infección, la frecuencia de las células T que reconocen el SARS-CoV-2 fue similar tanto en individuos asintomáticos como en pacientes con Covid-19. «La magnitud general de las respuestas de las células T contra diferentes proteínas virales fue similar en ambas cohortes», asegura Nina Le Bert.

Sin embargo, las células T de individuos asintomáticos produjeron mayores cantidades de dos proteínas llamadas IFN-γ e IL-2. Estas proteínas de señalización, o citocinas, ayudan a coordinar la respuesta del sistema inmunológico a los virus y otros patógenos.

Estos resultados apuntan a que la respuesta inmune al SARS-CoV-2 parece estar más coordinada en individuos asintomáticos. Bertoletti y sus colegas pusieron a prueba a algunas de las muestras de sangre con fragmentos de proteínas virales y encontraron que las células inmunes de individuos asintomáticos producen una mezcla equilibrada y bien proporcionada de moléculas proinflamatorias y antiinflamatorias. Por el contrario, las células inmunitarias de los pacientes con Covid-19 fabricaron una cantidad desproporcionada de moléculas proinflamatorias.

«En general, nuestro estudio sugiere que los individuos asintomáticos infectados con SARS-CoV-2 no se caracterizan por una inmunidad antiviral débil; por el contrario, montan una respuesta celular antiviral equilibrada
y altamente eficiente que protege al huésped sin causar ninguna patología aparente», dicen los investigadores.

Los detalles moleculares de esta respuesta y cómo controla de forma segura las infecciones por SARS-CoV-2 ahora se pueden estudiar con más detalle. Sin embargo, debido a que la mayoría de los participantes en el estudio eran hombres y de origen indio/ bangladesí, los investigadores advierten de que sus resultados deberán confirmarse en mujeres y otras poblaciones de todo el mundo.



Source link

loading...