. . .



No suelo abrigar sentimientos conspiranoicos, pero a veces creo que, tras cada zafiedad recogida por un micrófono abierto, se esconde un técnico harto de aguantar a impresentables que decide olvidarse de apretar un botón. Hace un tiempo se hicieron famosos los vídeos filtrados por alguien de Telemadrid que grababa durante las pausas y sorprendieron a Sánchez Dragó en actitud cortesana con Ana Botella o a Salvador Sostres exponiendo teorías sobre vaginas jóvenes.

Seguir leyendo



Source link

loading...