. . .



Cuenta Mónica Marchante en La liga de los hombres extraordinarios (Movistar Plus+) que un día, mientras trabajaba, un tipo le espetó: “¿coges todo tan bien como el micrófono?”. No eran los tiempos de Mari Carmen Izquierdo —inciso para suplicar que alguien dedique una serie, película o documental a su imprescindible figura—, pionera de la presencia femenina en el periodismo deportivo, sino el final de los ochenta, cuando las mujeres no eran ya una anomalía en ningún mercado laboral. Hay, además de machismo, racismo y homofobia, la sorprendente revelación de que en los noventa las mujeres tenían prohibido el acceso a palcos como el del Real Madrid de Sanz o el del Betis de Lopera.

Seguir leyendo



Source link

loading...