. . .

La protonterapia, una alternativa segura y eficaz contra los tumores pediátricos



Marina (nombre ficticio) tiene 3 años. Es natural del norte de España, y en junio de 2020 le fue diagnosticado un rabdomiosarcoma embrionario orbitario izquierdo (un tipo de sarcoma de tejidos blandos), a raíz de una tumoración en el párpado inferior que la madre notaba que aumentaba progresivamente de tamaño. Se trata de un tumor maligno en la cavidad orbitaria que puede ocasionar desplazamiento del globo ocular, problemas con la visión, aumento de volumen de los tejidos alrededor del ojo o dolor, con todo lo que esto conlleva para el menor.

El tratamiento de los tumores de la población pediátrica se realiza de forma homogénea, siguiendo las recomendaciones de los «protocolos multidisciplinares internacionales», señala la Dra. Carme Ares, jefa de Oncología Radioterápica del Centro de Protonterapia Quirónsalud, ubicado en Pozuelo de Alarcón (Madrid), el primero de sus características en España, tanto en la sanidad pública como privada.

En concreto, la paciente recibió tres ciclos de quimioterapia entre julio y agosto, presentando muy buena respuesta tumoral, con una reducción de más de dos tercios del volumen tumoral inicial. Además, y acorde al protocolo, esta paciente, por edad, por patología y por localización del tumor, era candidata a un tratamiento de consolidación con protonterapia concomitante con quimioterapia.

Los tejidos y órganos normales que se encuentran alrededor del volumen a irradiar se encuentran en fase de desarrollo y son especialmente sensibles a la dosis de irradiación que reciben.

De acuerdo con las recomendaciones de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), la protonterapia es un tipo de radioterapia externa muy beneficiosa en los niños con cáncer al tratarse de una modalidad especial de radioterapia que emplea haces de protones en lugar de electrones o de rayos X, de forma que la dosis de irradiación se puede conformar de forma más localizada en el volumen tumoral a irradiar, y se reduce o elimina la dosis de irradiación que reciben los tejidos sanos de alrededor, lo que conlleva una reducción del riesgo de desarrollar una toxicidad, sobre estos tejidos.

En los niños es fundamental que los efectos adversos secundarios al tratamiento sean los menores posibles. Los tejidos y órganos normales que se encuentran alrededor del volumen a irradiar se encuentran en fase de desarrollo y son especialmente sensibles a la dosis de irradiación que reciben. Reduciendo o eliminando la dosis a estos tejidos reduciremos o eliminaremos el riesgo de desarrollar esos efectos adversos o toxicidades. Habitualmente, las secuelas de los tratamientos contra el cáncer pueden perjudicar y amenazar su calidad de vida futura y su desarrollo como adultos.

Muy util en niños con Sarcomas
Así, la protonterapia, según asegura esta sociedad científica, está especialmente indicada en la población pediátrica, en la que en la mayoría de patologías oncológicas los pacientes van a conseguir ser largos supervivientes al poder controlar la enfermedad.

La protonterapia también está especialmente indicada en aquellos tumores que precisan dosis altas de irradiación para ser controlados, dosis que no sería tolerada por los órganos y tejidos normales alrededor, y que no podría administrarse con técnicas de radioterapia externa convencionales con fotones por conllevar alto riesgo de toxicidades.

Con los haces de protones también se reduce el riesgo de desarrollar segundos tumores inducidos por la radioterapia recibida, otra de las secuelas que aparecen tras la radioterapia en los niños, más sensibles a la radiación.

«Los tejidos sanos alrededor del volumen a irradiar son tejidos en desarrollo y más sensibles a la irradiación, por lo que al reducir la dosis en dichos tejidos se reduce el riesgo de desarrollar toxicidades en los tejidos normales alrededor del tumor», defiende la especialista de Quirónsalud, que en sus 2 primeros años de actividad ha tratado con éxito a más de 100 pacientes pediátricos.

Para la Dra. Ares, en el caso de Marina el beneficio «estaba claro», puesto que se trataba de una paciente pediátrica, con un tumor en la cavidad orbitaria del ojo, que era posible tratar con protones. «Se administra una dosis para poder controlar el tumor a nivel local sin exceder la dosis de tolerancia en estructuras visuales y otros tejidos alrededor. Por lo tanto, garantizamos con mayor probabilidad la no aparición de toxicidad a largo plazo, como alteraciones en la visión, o el desarrollo de una sequedad ocular, por ejemplo», detalla.

En este caso también, y de manera coordinada, se organizó con el departamento de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid la administración concomitante de los ciclos de quimioterapia necesarios y sus respectivos controles.

Garantizamos con mayor probabilidad la no aparición de toxicidad a largo plazo, como alteraciones en la visión, o el desarrollo de una sequedad ocular, por ejemplo

«La paciente tuvo una tolerancia excelente al tratamiento, presentando algo de dermitis (irritación de la piel) a nivel de los párpados del ojo izquierdo. En estos casos pediátricos es fundamental una correcta colaboración y una muy buena coordinación entre los diferentes departamentos, con contacto privilegiado con los médicos referentes, ya que de ello depende que el tratamiento se administre de forma óptima y la familia, a pesar de estar lejos de su lugar de origen, sienta siempre una buena red de apoyo por parte de los profesionales», explica la especialista en protonterapia.

Más indicaciones:tumores cerebrales
Otro caso que podría ilustrar los beneficios de la prontonterapia en niños es el de Juan (nombre ficticio), un menor de tres años al que en septiembre de 2020 se le diagnosticó un ependimoma anaplásico frontoparietal (un tumor primario en el sistema nervioso central, en este caso en el cerebro), a raíz de un cuadro de alteraciones en el equilibrio y de desconexión del medio.

El tumor fue resecado quirúrgicamente de forma completa y de acuerdo con los protocolos establecidos, y dada la histología del tumor, tenía la indicación para un tratamiento con protonterapia postoperatoria por la edad del paciente y por la localización a tratar.

Centro de Prontoterapia Quirón
Los tumores del sistema nervioso central (cerebrales y de la médula espinal) son los tumores sólidos más frecuentes en la población pediátrica, y un porcentaje muy alto de estos tumores precisan de radioterapia externa en el manejo multidisciplinar de estas patologías

Estos niños con tumores cerebrales se benefician de recibir esta radioterapia externa con haces de protones, al reducir la dosis que estructuras y órganos localizados a nivel craneal próximos al volumen tumoral y que se encuentran en pleno desarrollo vayan a recibir, reduciendo el riesgo de desarrollar toxicidades como déficits neurocognitivos, déficits visuales, déficits auditivos, déficits endocrinos, déficits de crecimiento, eventos vasculares y de desarrollo de tumores secundarios.

Además, en el caso concreto de la población pediátrica, y según las recomendaciones de la SEOR, la protonterapia es idónea para tratar los tumores localizados en el sistema nervioso central o los que se encuentren próximos a órganos de riesgo (médula, corazón, pulmones, riñones, gónadas).

La protonterapia es idónea para tratar los tumores localizados en el sistema nervioso central o los que se encuentren próximos a órganos de riesgo (médula, corazón, pulmones, riñones, gónadas).

El paciente inició su tratamiento a mediados de diciembre de 2020 y finalizó a inicios de febrero 2021. «Durante el mismo no presentó complicaciones agudas y lo completó con excelente tolerancia. El paciente, que procede de otro país, conoció incluso a los Reyes Magos, que visitaron el Centro de Protonterapia para conocer a todos los niños y les entregaron regalos

Vivió la experiencia de una gran nevada en Madrid (no viendo por ello interrumpido su tratamiento gracias a los voluntarios que facilitaron sus vehículos para trasladar a los pacientes en esos días), y tocó la campana de los sueños, el último día de tratamiento reflejando el final de una etapa acompañado de su hermano y de sus padre», detalla la Dra. Ares.

Además, como apunta el Dr. Ignacio Azinovic, director médico del Centro de Protonterapia Quirónsalud, con la llegada a España de este tratamiento «ningún paciente con cáncer, ni adulto ni pediátrico, debería salir de nuestro país para beneficiarse de esta técnica».



Source link

loading...