. . .



El mundo de la moda cambia a un ritmo frenético, especialmente en los últimos tiempos, en los que la saturación de información unida al ‘fast fashion’ ha hecho que el ritmo de producción sea mayor incluso de lo que el mercado es capaz de asimilar. Sin embargo,
en 2020 la industria tuvo que echar el freno a la fuerza
debido a la pandemia, para pasar a adaptarse al nuevo estilo de vida que estaba por llegar. Así, la ropa ‘comfy’ fue ganando terreno a las propuestas más formales que apenas tenían cabida en la nueva situación de confinamiento y teletrabajo. ¿El resultado? El chándal se coronó como el imprescindible de todo vestidor, independientemente de su estilo.

A esta concepción habría que sumarle el creciente auge del ‘athleisure’ o, lo que es lo mismo, la corriente que aboga por el uso de las prendas deportivas independientemente del estilo que se tenga. Aunque nació en las calles, el momento en el que esta tendencia se consolidó fue cuando las firmas de lujo la subieron a la pasarela.

2017, el inicio de todo
Una de las primeras en rendirse al ‘sport’ fue Balenciaga allá por 2017
con las zapatillas Speed,
un modelo que imitaba la forma de un calcetín y fue uno de los más vendidos del año, al que siguió el Triple S, que cosechó un éxito aún mayor.

A continuación, en la primavera de 2018, el lanzamiento del modelo Archlight, diseñado por Nicolas Ghesquière, supuso un antes y un después para Louis Vuitton, una firma que, aunque no dudaba en innovar en sus proyectos, siempre mantenía su esencia clásica. Desde ese momento se ha aventurado en la creación de colecciones que aúnan su ADN con las pinceladas más deportivas.

Las firmas de lujo lo han incorpora – ©  Dior

Estos son solo algunos de los ejemplos más representativos, pero también encontramos colaboraciones entre firmas ‘sporty’ y marcas premium como por ejemplo Adidas con Stella McCartney, Riccardo Tisci para Burberry.

Prada o Tom Ford son otras de las que han sabido reflejar su ADN en dichas creaciones, incluso Maria Grazia Chiuri en su última propuesta primavera-verano 2021 para Dior ha añadido pantalones y chaquetas con cortes típicos de estas prendas.

¿Cómo llevarlo?
El chándal es, no obstante, la pieza clave, la gran novedad en los looks más estilosos y la que requiere más cuidado. A la hora de lucirlo, la clave reside en adaptarlo al vestuario mediante tres normas básicas: los cortes rectos,
no abusar del oversize
y complementar el look con prendas formales con las que se vea equilibrado.

Imperan además los colores neutros, más fáciles de integrar, junto con los tonos pastel en tejidos en los que predomina el punto y el algodón.

Massimo Dutti

Parka de algodón; crop top y pantalón. Precio: 99,90€; 29,95€; 49,95€ respectivamente.

© Cortesía de la marca
La firma de Inditex se caracteriza por la creación de prendas con cortes clásicos para un público que busca la elegancia y formalidad sin demasiadas extravagancias. Hace apenas un año encontrar chándales resultaba impensable, pero ahora han creado una amplia colección en la misma línea de su filosofía con opciones sencillas a la vez que cargadas de estilo en donde predominan los colores neutros. También aportan el punto de vista atrevido con algunas texturas más innovadoras como el lúrex o el neopreno, siempre manteniendo su esencia.

Mango

Sudadera, pantalón y sobrecamisa de cuadros, de Mango. Precios: 19,99€; 19,99€ y 59,99€ respectivamente.

© Cortesía de la marca
A sabiendas de que la mayoría de las firmas ‘low cost’ ha sucumbido al chándal, lo propone en tonos cálidos combinado con abrigos y chaquetas de corte clásico -o lo que es lo mismo,
el combo llamado ‘hoodie’-
en donde no faltan accesorios deportivos como las gorras. Modelos sencillos, cómodos y ‘chic’ a partes iguales.

Longchamp

Pantalones de chándal con crochet y estampado de rayas, de Longchamp. Precio: 320€.

© Cortesía de la marca
La casa francesa ha ido incorporando paulatinamente esta tendencia en sus colecciones desde 2019. Si antes lo hacía en pequeñas dosis ahora le dedica ‘total looks’ aptos para todos los gustos. En su caso lo que ha preferido ha sido emplear tejidos sofisticados que bien podrían servir para confeccionar vestidos o blusas, y fusionarlos con los patrones deportivos con un resultado de lo más peculiar.

COS

Vestido sudadera, de COS. Precio: 99,90€.

© Cortesía de la marca
La elegancia basada en el minimalismo, la sencillez y los cortes limpios sería la manera más sencilla de definir su estilo, que ahora han extrapolado también a las prendas deportivas, pensadas para ser combinadas con los básicos del resto de su colección. Destacan los vestidos sudadera y las parkas con materiales técnicos.

Etam

Chaqueta y top, de Etam. Precio: 45,90€ y 22,90€ respectivamente.

© Cortesía de la marca
La casa francesa es especialista en el diseño de ropa para lucir en el hogar, lencería y bañadores. Hace algunas temporadas también incluyó una línea de ‘activewear’ enfocada solamente a entrenar, pero ahora ha unido el concepto deportivo con el de la comodidad en casa dando lugar a una propuesta en la que el chándal puede servir tanto para ir a correr como dar un paseo o salir a tomar algo. Su punto fuerte consiste en la simplicidad de sus modelos, que permite conjuntarlos con todo tipo de accesorios para adaptarlos a todos los gustos.

Uterqüe

Pantalón ‘jogger’ blanco, de Uterqüe. Precio: 69,90€.

© Cortesía de la marca
El punto fuerte de la hermana mayor de Zara son las colecciones sobrias y muy elegantes enfocadas especialmente a invitadas y eventos. No ha querido quedarse atrás en esta corriente y por eso ha añadido numerosos pantalones de tipo ‘jogger’, sudaderas e incluso gabardinas con diseños similares a los de los cortavientos. Eso sí, los combinan con joyería XL, mocasines y tacones, fieles a su estilo.

Zara

Sudadera y pantalón de chándal, de Zara. Precios: 22,90€ y 25,90€ respectivamente.

© Cortesía de la marca
Como era de esperar, el gigante de Inditex fue uno de los primeros en sucumbir a esta prenda, tanto es así que le ha dedicado colecciones en exclusiva muy diferentes entre sí. El punto clave de sus propuestas se encuentra en las combinaciones de tejidos delicados con otros más sencillos con los que contrastan. No faltan los estampados ligeros como las rayas marineras o las flores y un abanico de color bastante amplio.

Calzedonia

Leggings ‘shameless’, de Calzedonia. Precio: 19,90€.

© Cortesía de la marca
Desde sus inicios la firma italiana se ha centrado en el diseño de ropa de baño, medias y alguna que otra prenda de punto. Sin embargo, cuando comenzó la pandemia optó por diversificar su colección con una propuesta de ‘activewear’ que puede servir para cualquier ámbito gracias a a sus patrones desenfadados fáciles de combinar con básicos.

& Other Stories

Sudadera y pantalón, de & Other Stories. Precio: 59€.

© Cortesía de la marca
Las colecciones de la casa sueca se rendían ante el estilo boho con estampados de flores, volantes, transparencias y altas dosis de encaje. Ahora han ampliado su propuesta con chándales de cortes sencillos en los que predominan los cortes ‘oversize’ y cortes sencillos. Perfectos para las más románticas que buscan lucir la tendencia sin perder su toque personal.



Source link

loading...