. . .



La semana de la moda francesa concluye este miércoles 10 de marzo tras 10 días de presentaciones en diversos formatos. Del mismo modo que el barrio de Saint Germain des Prés creció durante el Medievo como un pequeño pueblo entorno a la Abadía del mismo nombre, París creció durante el Renacimiento alrededor del mundo de la moda y las artes decorativas. Es por ello que resulta extraño que por segunda vez la ciudad haya tenido que despojarse de sus más fastuosos días, de esa semana grande de la moda global.

En distintos y curiosos formatos han brillado los desfiles de Loewe, Schiaparelli, Rick Owens, Courrèges, Dries van Noten, Issey Miyake, Andrew Gn, Yohji Yamamoto, Isabel Marant, Hermès, Elie Saab, Givenchy, Lanvin, Valli, Dior, Balmain, MiuMiu y Chanel, entre otros. Las propuestas han ido desde los pequeños pases privados, a los shows en streaming, los desfiles sin público, los fashion videos e incluso los desfiles callejeros. Señalamos las presentaciones que más sobresalientes.

En Loewe han decidido hacer el trabajo para nota, como siempre desde que llegó Jonathan Anderson. La colección de Mujer Otoño Invierno 2021 es rompedora, colorida y especial. Hasta el último detalle se cuidó con mimo y se nota. Desde el fabuloso periódico ficticio recibido por la prensa anunciando que el desfile tradicional se cancelaría y sería distinto, hasta el recorrido de la colección filmado con las explicaciones del mismo Anderson, todo brilló por la perfección de lo excelente, de lo hecho por el empollón de la clase como quien dice.

Loewe.Anderson ideó imposibles cinturones con grandes formas geométricas, potentes mocasines con tacón y plataforma, deliciosos conjuntos de pantalón de corte nipón y exuberantes vestidos tipo lady. Todo en un decorado actual y retro a la vez, lleno de energía y luz, espacios que recordaban los patios de las elegantes casas tradicionales españolas o incluso algún zaguán de palazzo milanés algo decadente. Una delicia atemporal que mezclaba plantas verdes y zócalos de mármol rojo con atuendos vanguardistas en tonos ácidos.

Los abrigos de corte hípico masculino, los vestidos drapeados y los jerseys de intarsia brillaron en una colección vibrante e inesperada que no atiende a seguir la moda sino a imponerla. Los básicos indispensables de la casa madrileña -el bolso Puzzle, el clutch Flamenco o el nuevo bolso rígido Goya- se interpretaron en nuevas versiones, actuales y poco conformistas. Loewe ya lidera en la parrilla de salida.

Loewe.Chloé estrenó creadora, Gabriella Hearst, recuperando de nuevo ese glamour tan poco cursi que siempre fue habitual en la marca creada por Gaby Aghion. Las túnicas, los modelos tipo gaucho, los tonos marrones y marfil e incluso los ponchos andinos marcaron territorio al comienzo de la semana.

Desfile de Dior.
Dior combinó su presentación fotográfica protagonizada por su nueva embajadora, Beatrice Borromeo, y por una serie de influencers locales de distintos países posando con las prendas, si bien a la mayor parte de ellas no le favorecían los conjuntos.

Más tarde, en la Galerie des Glaces del Palacio de Versalles tuvo lugar un restringido desfile de la colección otoño/invierno 2021-2022 de Dior, con una limitada front row en la que estuvieron Iris Law, Suzi Waterhouse, Gala González y Beatrice Romeo, entre otras «contadas y contratadas» celebridades internacionales.

Schiaparelli presentó una serie de siluetas curiosas y creativas que combinaba pendientes y collares desproporcionados de corte dadaísta con prendas sencillas como abrigos o gabardinas de cuero, todo mezclado originalmente por la mano de Daniel Roseberry, su reciente director creativo.

En Chanel, Virginie Viard, la sucesora y mano derecha de Karl Lagerfeld, tuvo el acierto de organizar el desfile parcialmente en las calles de París. Las modelos dejaron en esta ocasión el habitual Grand Palais usado durante años y recorrieron juntas las pequeñas callejas junto a Saint Germain des Prés, paseando entre el Cafe Flore y Chez Castel. La visión de conjunto era fantástica.

Desfile de Chanel.En cambio, en el desfile sin público fotografiado oficialmente y grabado en detalle en el fashion film, los modelos individuales se mostraban poco interesantes, algo forzados, repetitivos y sin nada que aportar. El video, a cargo del dúo de fotógrafos Inez y Vinoodh Matadin combinó bien las imágenes y se retomaron clásicos como las gabardinas doradas, las chaquetas de tweed, los grandes anoraks y -un año más- las botas de après-ski. ¿Más de lo mismo? ¿O quizás ese sea el secreto del éxito?



Source link

loading...