. . .

Problemas y soluciones a la hora de adoptar una mascota: un acto de amor, pero con responsabilidad



En diciembre de 2019, Nacho Engel completó la Vía de la Plata, la ruta que comienza en Sevilla y llega hasta Gijón para conectar con el Camino de Santiago. Fue durante ese viaje cuando le asaltaron las ganas de adoptar un perro. En su recorrido, de forma intermitente, cuando cruzaba alguna zona poblada, se le unían nuevos y peculiares compañeros de viaje: perros que se acercaban a su paso y que le hacían compañía durante un rato del trayecto. Ahí se dio cuenta este guía de viajes internacional, madrileño de 55 años, que su infancia y gran parte de su vida adulta la había pasado rodeado de animales, bien de familiares o de amigos. “Al acabar decidí que era buen momento para tomarme un año sabático y adoptar un cachorro; así, durante ese tiempo aprenderíamos a convivir los dos juntos, me adaptaría y sería más sencillo el proceso”, explica al teléfono Engel. En pocos meses el deseo de parar de trabajar se convirtió en una especie de maldición, con el inicio de la crisis sanitaria mundial por la covid-19.

Seguir leyendo



Source link

loading...