. . .

Quirófano híbrido, máxima precisión y seguridad en cirugía cardíaca



La Unidad de Cirugía Cardíaca del Hospital Ruber Internacional de Madrid dispone de un quirófano híbrido de última generación que permite la máxima precisión y seguridad en la práctica de la cirugía cardíaca. Este innovador quirófano consiste en una sala quirúrgica donde se integran en tiempo real dispositivos de adquisición de imagen diagnóstica de alta calidad con los equipos y materiales médicos indispensables de un quirófano.

Además de añadir una mejora en el diagnóstico y tratamiento durante una cirugía, lo que conlleva mayor precisión y seguridad a cualquier operación, el quirófano híbrido permite reconvertir técnicas mínimamente invasivas en tradicionales, sin cambiar al paciente de quirófano.

En los quirófanos convencionales, cuando las intervenciones quirúrgicas son complejas, en ocasiones resulta necesario trasladar al paciente a salas de procesamiento de imágenes para comprobar si el implante que se ha realizado se encuentra en el sitio exacto y si el recorrido de los catéteres que se emplean en diferentes cirugías es el correcto.

Sin embargo, cuando este tipo de intervenciones se realizan en un quirófano híbrido, como es el caso del Hospital Ruber Internacional de Madrid, «nos encontramos que el paciente no tiene que ser trasladado a otra sala para realizarle pruebas de diagnóstico y control», explica el doctor José Enrique Rodríguez Hernández, jefe de la Unidad de Cirugía Cardíaca del Hospital Ruber Internacional.

El doctor Rodríguez Hernández agrega que un quirófano híbrido «aúna en una sola sala todos los equipos necesarios para que la precisión de las intervenciones cardíacas sea máxima, con técnicas mínimamente invasivas. De este modo, se incrementa la seguridad y se reduce el tiempo de recuperación de los pacientes. Con el añadido de que, ante cualquier contratiempo, podemos reconvertir técnicas mínimamente invasivas en tradicionales, sin cambiar al paciente de quirófano».

Un ejemplo de las posibilidades que ofrece este quirófano se puede entender bien acudiendo a la intervención quirúrgica a la que se sometió el actor y exgobernador de California Arnold Schwarzenegger en 2018. «En principio, se trataba de reemplazar una válvula del catéter mediante un procedimiento mínimamente invasivo; sin embargo, se presentaron complicaciones que obligó a una cirugía a corazón abierto. Solo en un quirófano híbrido se puede realizar este cambio sobre la marcha sin mover al paciente del quirófano», asevera el doctor Rodríguez Hernández.

Aunque a simple vista podría parecer que el quirófano híbrido es igual que el convencional, el primero está dotado de pantallas donde no solo se visualizan las pruebas preoperatorias, sino que también se pueden observar las pruebas que se realizan en tiempo real al paciente: «reconstrucciones 3D, imágenes que se obtienen durante la intervención, las constantes vitales del paciente y mucha más información, como su historia clínica», subraya el especialista.

El equipo médico, compuesto por cirujanos, cardiólogos y anestesistas, puede distinguir claramente por dónde avanzan los catéteres y electrodos, así como si el paciente se mantiene estable durante la operación

De este modo, el equipo médico, compuesto por cirujanos, cardiólogos y anestesistas, puede distinguir claramente por dónde avanzan los catéteres y electrodos, así como si el paciente se mantiene estable durante la operación.

Como indica el jefe de la Unidad de Cirugía Cardíaca del Hospital Ruber Internacional, en un quirófano híbrido es fundamental la presencia de cardiólogos en la sala que comprueben in situ la implantación de los dispositivos.

En la Unidad de Cirugía Cardiaca del Ruber Internacional «contamos con un quirófano híbrido de última generación dotado con la más avanzada tecnología en ecocardiografía transesofágica, que nos permite complementar las imágenes radiológicas con las ventajas del ecocardiograma, monitorizando la función contráctil del corazón, comprobando el resultado del recambio valvular, realizando reconstrucciones 3D del corazón y observando dichas reconstrucciones en tiempo real 4D. Además, incluye la integración con el sistema de rayos X, que se puede desplazar a lo largo del quirófano y así obtener cualquier proyección radiológica del paciente».

Asimismo, destaca este cirujano cardíaco, hay cirugías en las que su realización en un quirófano híbrido aporta un mayor beneficio para el paciente y el equipo médico. Entre otros, «para el implante de marcapasos y desfibriladores, implante de prótesis valvulares percutáneas, cierre de defectos septales cardiacos, tratamiento híbrido de la patología de la aorta, de los aneurismas de aorta, angiografía coronaria diagnóstica y terapéutica, implante de stent coronarios o cirugías con abordaje mínimamente invasivos», añade el doctor Rodríguez Hernández.



Source link

loading...