. . .



Uno de los aspectos más fascinantes de Miss Americana, el documental sobre Taylor Swift estrenado en enero del pasado año, fue observar el proceso de composición de la artista. Aunque el documental parecía tener como prioridad mostrarnos el dramático momento en el que la de Pensilvania tomaba el control de su carrera y salía del armario político aun a riesgo de enfadar a algunos de sus fans, lo cierto es que los momentos verdaderamente reveladores, por íntimos y para nada coreografiados, eran los que la presentaban en un estudio, sola con su productor, componiendo con un boli, un Iphone y un kebab. Algo parecido sucede en The World’s a Little Blurry, el documental que sigue el proceso de crecimiento de Billie Eilish. Verla en su habitación garabateando cosas y tarareando melodías junto a su hermano está a la altura, o incluso por encima, de observarla no reconocer a Orlando Bloom y luego declarar que creía que era alguien que venía de parte de Katy Perry. Mientras estos documentales se estrenaban, Hrishikesh Hirway, un músico y compositor estadounidense, ya era una estrella del mundo del podcast gracias a Song Exploder, una serie de audio en la que analizaba el proceso compositivo de algunos de las más brillantes canciones del siglo XXI. Ese podcast se ha convertido ahora en una serie para Netflix que ya va por su segunda temporada en la que Hirway se cita con los artistas para que le cuenten cómo hacen lo que hacen. Un poco como el Gabriel Byrne de la serie En terapia y otro poco de Jaime Altozano, el youtuber que lleva la música al terreno casi científico –nos ha gustado tanto esto de la ciencia que ya creemos que nos va a servir para lo que sea-, el estadounidense exhibe una curiosidad que roza lo obsesivo.

Seguir leyendo



Source link

loading...