. . .



La matriarca de los Falcón, Carmen Maura, es lo mejor de Alguien tiene que morir, una serie hispano-mexicana producida, dirigida y coescrita por Manolo Caro y con una clara inclinación al culebrón. Todo es intenso y melodramático, sin respiro. 1954, una España que vive la cruel posguerra a través de los ojos de una familia triunfadora: el padre, Ernesto Alterio, subdirector general de la Seguridad, prototipo del fascista inflexible con despacho en ese macabro edificio que hoy alberga a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Su mujer, Cecilia Suárez, que hace tiempo aceptó su papel de esclava sumisa. La criada, Mariola Fuentes, una “roja”, casada y, al poco, viuda de un preso político y el bailarín Isaac Hernández, entre otros, que será el detonante de la tragedia familiar, todo ello bajo la figura de la abuela, una dura, controladora e implacable Carmen Maura.

Seguir leyendo



Source link

Deja una respuesta

loading...